Cavitación

 

La cavitación se utiliza para la reducción y tratamiento de la grasa localizada y la celulitis; logra romper las difíciles estructuras de los depósitos de grasa localizada, resistentes a las dietas de adelgazamiento, ejercicio o los masajes. Este tratamiento consigue actuar sobre estas zonas, liberándolas de la grasa. Es un reafirmante muscular y moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones. Provoca la destrucción de la célula adiposa con la consiguiente transformación de la grasa en una sustancia líquida que será eliminada a través del sistema linfático y vías urinarias.

Las zonas a tratar van desde el abdomen, a la cintura, muslos, abductores, pantorrillas, brazos y espalda, pudiendo adaptarse dicha aplicación en zonas alternativas al criterio del profesional que lo aplique.

Los tratamientos duran alrededor de 30 minutos por área de trabajo. En cada sesión, hay una reducción de volumen. Se recomienda realizar entre 6 y 12 sesiones, dependiendo de la zona tratada y del estado del paciente.

Los mejores resultados se consiguen con la combinación de esta técnica con otras como la radiofrecuencia, electroestimulación, drenaje y dieta.

Indicada para:

  •  Reducción de grasa.
  •  Celulitis.
Abrir chat